Home » Columnas »

¿DESEA DIOS QUE LOS CRISTIANOS PARTICIPEN EN LOS PROCESOS ELECTORALES?

Por: José Luis Atayde Orozco.

H. Caborca, Sonora.- Saludos estimados lectores, en esta edición abordare un tema que me sugirió un amable lector, ¿es deber del pueblo cristiano ejercer su derecho al voto?, ¿Cuál es el propósito del Gobierno?, ¿por cuál candidato debería votar?.
Preguntas como estas son muy frecuentes en la población que profesa la fe cristiana y al no tener la plena certidumbre de si es o no correcto, muchos ciudadanos (cristianos) se abstienen de emitir su voto, y si a esto le sumamos que cada día son cada vez más los pastores que predican desde el pulpito que la iglesia NO debería inmiscuirse en la política, es motivo por el que un significativo porcentaje de los ciudadanos en edad de votar no lo hacen, engrosando las estadísticas de los que no votaron.
Pero veamos que tienen las Sagradas Escrituras que decir a este respecto.
Más allá de cualquier sombra de duda, votar es deber y responsabilidad de cada cristiano, y votar por los candidatos que tomarán en cuenta y promoverán los principios de la fe cristiana lo es aún más. Es verdad que El Señor tiene el control de lo que ocurre en este mundo, pero eso no significa que los cristianos no tengamos que hacer nada para fomentar su voluntad.
A estas alturas tal vez algunos lectores se preguntaran, ¿Que tiene la Biblia que decir sobre Política? y también dirán ¿Es esta una pregunta apropiada?. Algunos pensaran que no, porque creen que la Biblia solo habla sobre cosas “religiosas” como Jesús, Salvación, Iglesia. Y como todos saben !Nunca debemos mezclar Religión con Política! Pero la respuesta es que sí, esta es una pregunta apropiada, porque la Biblia es una cosmovisión.
La fe cristiana no solamente trata temas que tienen que ver con Jesús, La Iglesia y el Cielo, pues habla de todo comenzando con el hecho mismo de la creación (Génesis 1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra) y por lo tanto tiene mucho que decir sobre el Gobierno. Las escrituras revelan que Dios mismo ha ordenado el gobierno como tal, por lo que San Pablo en su carta a los Romanos 13:1-2 les dice (sométase toda persona a las autoridades que gobiernan, porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que existen por Dios son establecidas). San Pablo aquí claramente dice que el señor ha ordenado el gobierno, pero no dice en ningún momento que Dios ha ordenado un gobierno especifico (como la dictadura o la democracia) esto aquí es muy claro.
Puesto que nos corresponde a nosotros como ciudadanos elegir a nuestras autoridades, de ahí la conocida frase que dice, Cada pueblo tiene el Gobierno que se merece (o más bien el que elige), pienso yo que decirlo así sería más apropiado. Así mismo, Dios ha ordenado el gobierno con un propósito en específico, y por lo tanto esto nos lleva a nuestra siguiente pregunta, es decir ¿cuál es el propósito del gobierno? Aquí examinaremos dos declaraciones de las Escrituras: la primera es Romanos 13:3-4 Porque los gobernantes no están para causar miedo a los que hacen lo bueno, sino a los que hacen lo malo.
¿Quieres vivir sin miedo a la autoridad? pues pórtate bien y la autoridad te dará su aprobación y recibirás elogios de ella, porque está al servicio de Dios para tu bien. Pero si te portas mal entonces sí debes temerle, ya que está al servicio de Dios para dar su merecido al que hace lo malo.
Por lo tanto es preciso obedecer a las autoridades, no solo para evitar el castigo, sino como un deber de conciencia. Y continúa diciendo, también por esta razón ustedes pagan impuestos; Porque las autoridades están al servicio de Dios, y a eso se dedican, a procurar el bien común.
Dios pone y quita a los Gobernantes. Él cambia los tiempos y las épocas; Quita y pone Reyes, da sabiduría a los sabios y ciencia a los entendidos. Daniel 2:21.
Pienso que tal declaración es irrefutable, pues Dios mismo en la cita del libro de Daniel que se muestra al inicio de este segmento nos deja en claro que él tiene el completo control de lo que ocurre, aun en el entorno Político de nuestra realidad, siendo él mismo el que hace y deshace de acuerdo a su voluntad, quitando y poniendo Reyes (entiéndase por Reyes a cualquier autoridad, presidentes, senadores, diputados, alcaldes) y por lo tanto “no somos nadie para elegirlos, puesto que es la voluntad de Dios y él los puso ahí”, puesto que él sabe que es lo mejor para nosotros.
Pensar de ese modo es interpretar de manera equivocada lo que la Escritura dice, ya que es verdad que Dios pone y quita Reyes, pero somos nosotros quien primeramente los elige, ya sea con nuestro voto a favor o con abstenernos de votar. En otras palabras, nosotros somos los responsables de que dios le dé autoridad a una bestia salvaje o a una persona con valores.
De igual forma es Dios quien da sabiduría y conocimiento (a quien se la pide y en abundancia Santiago 1:5) para que actuemos conforme a lo que él desea.
¿Acaso fue El Señor quien eligió a Hitler? No, sino todos aquellos que estuvieron a favor de que gobernara y lo apoyaron con su voto o con su abstención… Fue lo que el mundo quiso y por lo tanto Dios permitió que él estuviera ahí, a causa del libre albedrio de los electores. ¿Eligió Dios a Donald Trump? No, sino todos aquellos que votaron por él, y también los que se quedaron en casa sin ir a votar, entonces Dios permitió que asumiera el poder, ya que esta fue la voluntad popular.
Para entender este texto por completo, basta recordar a la nación de Israel, que quiso ser como las demás naciones y tener reyes, y entonces Dios les dio lo que querían. Y para bien o para mal ellos eligieron, y por ende Dios puso reyes y quitó reyes. Y esto es algo que existe hasta el día de hoy. A usted le dan una lista de candidatos y usted los elige, ya sea con su voto o con su abstención. Pero usted los elije y Dios los pone o los quita.
Hoy en día muchas personas (cristianos o no) se quejan de que Dios ha sido quitado de las escuelas y muchos otros se quejan de que depravados y corruptos estén gobernándonos, sin embargo ¿será cierto que esto es responsabilidad solo de Dios? Claro que no, la responsabilidad es sólo de nosotros que hemos elegido con nuestro voto a favor o con nuestra abstención a dichas autoridades.
La Escritura dice “El que sabe hacer el bien y no lo hace comete pecado” Santiago 4:17. Usted puede votar por hombres de convicciones, o con su abstención votar por lo enemigos de Dios, pero no culpe a Dios por una responsabilidad que es solo suya.
Se nos acabó el espacio, así que continuamos con este tema en la próxima edición. (Correo electrónico: ataydeorozcojoseluis@gmail.com)
“No participen de las obras esteriles de los que son de la oscuridad, sino mas bien, denuncienlas Efesios 5:11”
La carta a los Efesios, y particularmente este texto nos entrega un mandato, No participar de las obras de la oscuridad, sino denunciarlas.
Este texto pocas veces se contempla a la luz de la perspectiva de las obligaciones ciudadanas, y practicamente solo es usado para hablar de temas relacionados con festividades, sin embargo las obras de la oscuridad no solo son cdelebraciones paganas, sino que son el aborto, la eutanasia o las perversiones en todas sus manifestaciones.
Por lo tanto si una persona vota por un candidato(a) que esta a favor de promover con su gestion de gobierno las obras de la oscuridadesta actuando concientemente en contra de lo que Dios aprueba, y en consecuencia esta en pecado y fuera de la Gracia de Dios.
Pero esto no se acaba ahí. Una persona que se abstiene de votar tambien esta votando, porque con su abstencion esta avalando al perverso, pudiendo perfectamente sugragar por un candidato que no este a favor de los perversos.
Aquel Cristiano que se abstiene de actuar a favor de lo correcto, la Biblia dice que, “El que sabe hacer el bien y no lo hace comete pecado” Santiago 4:17.
Por lo tanto, nos toca a nosotros como bautizados y miembros así del pueblo de Dios cumplir con nuestro deber cívico, moral y hasta cristiano de votar, pues no podemos malinterpretar el texto de Daniel 2:21 y decir que nosotros no tenemos nada que hacer, ya que de esta manera colaboramos con el Señor a lograr uno de sus propósitos, y ese es transformar este mundo en un lugar con mayor bienestar y oportunidades para todos nosotros, y así contribuir apoyando con nuestro voto al candidato (a) que nos formule una propuesta real, convincente y coherente a las necesidades de nuestra realidad como Mexicanos y también como creyentes seguidores del Resucitado.
Pues también depende de nosotros y en gran medida que nos represente una persona con una visión clara y firmes objetivos a cumplir en un plazo real, lógico y coherente para así mejorar la realidad que vivimos los que habitamos esta Hermosa y Muy Querida Perla Del Desierto.
Espero que la pregunta que M. Rodríguez C. me hizo obtenga en lo que en estas lineas se expuso, una respuesta Bíblica y satisfactoria a cabalidad, ya que para un servidor es un placer el poder ofrecer a nuestros lectores, Una Respuesta Bíblica.
En resumen amigo lector vimos que.
1. El Señor ha establecido el Gobierno, y por lo tanto proviene de el.
2. Ninguna persona que El Señor no permita puede en ninguna manera llegar a ocupar un cargo de elección popular, debido a que El personalmente tiene la facultad de poner o quitar gobernantes de acuerdo a su propósito
3. Aunque las autoridades provienen de Dios, El espera que nosotros nos involucremos de manera directa en la elección de las mismas, colaborando de esta manera a que los planes de Dios se lleven a cabo.
4. Es deber del cristiano “Votar” como cualquier otro ciudadano.
5.El Cristiano tiene que dar su voto al candidato (a) que con su propuesta de gobierno demuestre que está en armonía con los lineamientos eticos y morales propuestos por El Señor, y de no ser esto así, El Cristiano deberá de abstenerse de dar su voto a personas cuya propuesta de gobierno no contribuya en nada a dar seguimiento a lo que El Señor dispone en Su Palabra, ya que de apoyar a dicha persona estaría literalmente en pecado y fuera de la Gracia de Dios, por el simple hecho de estar contribuyendo a que las normas de vida aprobadas por Dios para nosotros no se establezcan como un estilo de vida en nuestra sociedad.COLUMNA ATAYDE 573

Comments are closed.