EL DIEZMO (1ª DE 5 PARTES)

Amables lectores de este su semanario confidencial, un fraternal saludo. En esta ocasión abordaré un tema que a la mayoría causa cierta “picazón”, el tan polémico diezmo.
El diezmo es ofrendar la décima parte de nuestros ingresos económicos para el sostenimiento de la obra de Dios en la iglesia local a la que pertenecemos.
La gran mayoría de las iglesias cristianas han enseñado el diezmo como algo que Dios pide de su pueblo, basándose principalmente en Malaquías capitulo 3:10 “Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.”
Cuando hablamos de dinero en la iglesia es un tema delicado y muy incómodo para muchos. Mucha gente tiene la idea de que las iglesias existen para sacar el dinero a la gente, o que el dinero y los diezmos son para el pastor, pero en las iglesias sanas y obedientes a Dios, esto no sucede así.
La Biblia misma nos advierte que habrá falsos maestros que harán lucro con las cosas de Dios, 2 Pedro 2:2-3 dice “por culpa de estos falsos maestros, se hablará mal del camino de la verdad, y por avaricia harán mercadería de ustedes con palabras fingidas.” Esto es algo de lo cual debemos cuidarnos y asegurarnos que estamos en una iglesia sana que predica la sana doctrina.
El tema del diezmo y la ofrenda es un tema importante para nuestros tiempos, pues por un lado están quienes mal usando la Biblia, abusan y utilizan la fe como fuente de ganancia y lucro; y por el otro existen quienes también mal usando la Biblia, rechazan la responsabilidad de dar del fruto de nuestros ingresos para sostener la obra de Dios que realiza la iglesia local.
La Doctrina de la Prosperidad
La falsa doctrina de la prosperidad que surgió principalmente a partir de los años 1970’s ha penetrado a muchísimas iglesias, enseñando que Dios desea la riqueza o la prosperidad financiera de todos sus hijos, y usualmente la manera de lograrla es “pactando con Dios a través del dinero que damos”, generalmente en estas iglesias se enfatiza el dinero excesiva y constantemente. Es importante reafirmar que el propósito de la salvación de Cristo no es que seamos prósperos financieramente, sino algo mucho más valioso, que tengamos reconciliación con Dios y que nuestro carácter sea conformado al de Cristo (2 Corintios 5:17-18; Efesios 4:12-13).
La Motivación de Dar
Es muy importante saber que cuando damos para sostener la obra de Dios, la motivación con la que damos es muy importante. El Señor Jesús dijo en Mateo 6:2-4 que no debemos dar para que la gente vea, o para recibir el reconocimiento de otros, debemos dar de todo corazón motivados por el agradecimiento a Dios por lo que ya nos ha dado, porque le amamos a Él y anhelamos que su obra sea hecha, y es entonces cuando el Señor Jesús dice que nuestro Padre celestial nos recompensará en público (Mateo 6:4), esa recompensa puede o no ser de provisión financiera, pero es evidente que dar con sinceridad y por amor hace que el Padre se alegre y desee bendecir a sus hijos.
Las Malas Prácticas
Otra fuerte objeción al diezmo se presenta porque algunas iglesias en vez del pastor tener un sueldo asignado, existe falta de rendición de cuentas y se acostumbra que el pastor se lleve a su casa los diezmos y las ofrendas sin haberse contado y sin llevarse un registro de entradas y salidas.
Aquí también existen dos extremos, los pastores abusivos que se enriquecen a través de la fe, y las iglesias abusivas y faltas de amor, que desean tener a su pastor en el más mínimo nivel de pobreza posible o de escases, porque existe un errado entendimiento bíblico sobre el sostenimiento financiero de los ministros.
Entonces observamos que la falsa doctrina y las malas prácticas, han provocado que en muchos lugares exista un rechazo rotundo hacia el diezmo.
Los Argumentos en Contra del Diezmo: Existen cuatro argumentos que se usan en contra del diezmo:
1.-El diezmo era un asunto del Antiguo Pacto, parte del pacto de Dios con su pueblo Israel, los cristianos no estamos bajo ese pacto por lo que nunca fue algo para nosotros hoy. Ni una sola vez el Nuevo Testamento nos dice que debemos diezmar (a esto algunos erradamente añaden que aquellos que practican el diezmo están buscando guardar la ley y ser salvos al hacerlo, cuando la motivación de esas iglesias al diezmar no es guardar la ley sino sostener la obra local.)
2.-El diezmo nunca fue dinero, era dar la décima parte del cultivo que se producía y de los animales generados. El alfolí mencionado en Malaquías 3:10 no era un platillo para recoger ofrendas, sino un almacén de granos o alimentos.
3.-Se asume que el diezmo no era para los pobres, sino para los que tenían cultivos y ganado. Por eso está mal que hoy le pidan a la gente pobre que diezmen (claro está que la mayoría de la gente se pondrá bajo la categoría de pobres y se sentirán exentos de dar, pero el Antiguo Testamento no dice que el diezmo no era para los pobres, el mandato es dado a todo Israel, pobre o rico que cosechara, aunque fuera poco y fuera pobre).
4.-El diezmo no siempre se daba todo, también se podía consumir y comer y era también para dar a los pobres, no siempre al templo (aquí hay un error de confusión que aclararemos).
Respuesta a los Argumentos en Contra del Diezmo: A estos argumentos mencionados respondemos lo siguiente:
1.-Es cierto que no estamos bajo el pacto del Antiguo Testamento que era para Israel y que el Nuevo Testamento nunca nos manda diezmar, pero sí nos manda a dar conforme a lo que recibimos.
2.-Aunque el diezmo no era dinero, sino que era en especie, cultivos cosechados y animales generados, estos animales, granos y alimentos representaban las entradas económicas de la cultura antigua. Se utilizaba un sistema de trueque o intercambio comercial de productos y la gente misma trabajaba por comida. Los granos y animales diezmados eran sus ingresos y sustento.
3.-En el Antiguo Testamento existían tres tipos de diezmo:
El tema del diezmo causa confusión cuando nos damos cuenta que se mencionan diezmos para distintos propósitos.
…Y seguiremos en la próxima edición con la segunda de 5 partes, donde mencionaremos los distintos propósitos de los Diezmos

Comments are closed.