Home » Columnas, Deportes, Invitados » ACÁ ENTRE NOS… EL JUGADOR NUMERO DIEZ

998216_10151833315906060_1555824679_nPor: Ramiro Chávez B.

Tal vez no tenga mucho conocimiento sobre el béisbol, pero lo ocurrido con el séptimo juego del campeonato de la liga Norte entre Tiburones de Puerto Peñasco y Rojos de Caborca, si es de comentarse. Primero porque el juego del béisbol es apasionante y enigmático, lleno de cábalas y por supuesto que de sus reglas y el famoso “librito”. Es un deporte de dedicación y esfuerzo, es una disciplina como las hay en otras ramas del deporte. Son nueve jugadores, 18 ya en total quienes nos llevan y traen en emociones y jugadas tanto espectaculares como austeras, pero jugadas.

Pero hay un elemento que le da el complemento de vida al deporte: el aficionado, que en esta ocasión es el jugador número diez.

Ese que sigue al equipo y discute desde el graderío por decisiones del manejador, que se enoja con su equipo cuando pierde y le duele, pero que igual se emociona tal vez hasta las lágrimas con victorias. Ese jugador número diez que se encariña con un objeto que le da identidad del equipo, el que reza y se convierte en un santero para proteger a los suyos pero de igual manera castigar al contrario con malas vibras, nada grave.

Ese jugador número diez merece el respeto de cualquier equipo, el reconocimiento de cualquier directiva y el espacio en cualquier lugar que acuda.

El deporte sirve para unificar, es un juego, una disciplina, una válvula de entretenimiento por ello se organiza, se establece el cómo y porqué. De lo ocurrido en Puerto Peñasco y por lo manifestado de quienes tuvieron la oportunidad de asistir al encuentro es lastimoso lo que se vivió, eso no tiene que ver con el deporte, esas actitudes laceran el buen convivir, son decisiones que dejan ver la falta de espíritu por una pasión barata.

Debieron entender quienes tomaron esas actitudes mediocres que el jugador número diez está con su equipo, es parte de su equipo y quedó demostrado. Acá entre nos los Rojos de Caborca no quisieron jugar si su décimo elemento, volvieron a casa de la mano con la afición.

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.