Home » Columnas, Nacional » EL DIEZMO (2ª DE 5 PARTES)

EL DIEZMO (2ª DE 5 PARTES)

Por: José Luis Atayde.

EL DIEZMO 582Gracias por la atención a nuestra colaboración, y como quedamos en la anterior edición, continuamos con el tema del diezmo, que decíamos: El diezmo es ofrendar la décima parte de nuestros ingresos económicos para el sostenimiento de la obra de Dios en la iglesia local a la que pertenecemos. Nos quedamos en el punto 3, en respuesta a los argumentos en contra del diezmo:

3.-En el Antiguo Testamento existían tres tipos de diezmo:

El tema del diezmo causa confusión cuando nos damos cuenta que se mencionan diezmos para distintos propósitos.

a) Un diezmo permanente para los levitas y sacerdotes (Números 18:21); destinado para sostener el servicio a Dios para los que sirven a Dios y a sus familias (Levitas y Sacerdotes).

b) Un diezmo para ir al templo una vez al año con la familia a adorar a Dios, y comer en el templo (Deuteronomio 14:22-27).

c) Un diezmo cada tercer año para compartir comida con los extranjeros, los huérfanos (niños abandonados o sin padres) y viudas pobres (Deuteronomio 14:22-27).

Entonces cada año había dos diezmos, uno destinado a los levitas, y otro para sufragar los gastos de viajar al templo una vez al año; y uno que se daba solo cada tercer año para los pobres.

Esto significa que el Israelita promedio daba el 23% de sus ingresos cada año. Como existían varias temporadas de cosechas, trigo, cebada, higos, aceitunas, algodón, y varias temporadas de nacimiento de crías de ganado, asumimos que el diezmo se traía varias veces en el año, no solo una vez, de esta manera se mantenían alimentados los levitas y sacerdotes para poder servir.

Es lo mismo que sucede en nuestro tiempo con los cristianos que practican el diezmo, dan al recibir sus ingresos mensuales o quincenales, como diría el Apóstol Pablo en 1ª de Corintios 16:2 “cada primer día de la semana cada uno aparte algo según haya prosperado”, o como en la oración del rey David para recolectar fondos para construir el templo dijo “de lo recibido de tu mano te damos” (1 Crónicas 29:14).

Muchos de los ataques en contra del diezmo se basan en que buscan clarificar a los cristianos que el diezmo no era dinero y que se podía comer y disfrutar. Pero pensando que los demás cristianos son ignorantes en esto, ellos mismos pecan con ignorancia también, pues si se trata de ser exactos con lo que la Ley pedía, no era solamente el diezmo, sino el 23% y además de esto los israelitas ofrendaban a Dios en muchas otras ocasiones las primicias de sus cultivos, el primogénito de sus animales, y varias otras ofrendas voluntarias y obligatorias ocasionales como ofrendas de paz o comunión, u ofrendas por el pecado y holocaustos listados en el libro de Levítico.

¿Tienen los que hoy denuncian el diezmo basados en estos argumentos el corazón de dar a Dios el 23% de sus ingresos? ¿Son personas dadivosas y generosas que constantemente están pensando en ayudar a avanzar con sus ingresos la obra de Dios o ayudar a los pobres?

En la reciente oposición contra el diezmo existen generalmente dos tipos de opositores:

1.-Gente que ha sido explotada financieramente y está harta de la manipulación de falsos maestros o iglesias abusivas, que cada vez que van a la iglesia se la pasan hablando de dinero y todo el énfasis es en el dinero, en pactar, en que Dios reprenderá al devorador, etc. Nuestra sugerencia es que si estás en una iglesia así, busques otra iglesia con sana doctrina.

2.-Gente que más que apoyar la Biblia desea encontrar bases para justificar el no hacer algo que no quieren hacer. Personas que lo que buscan al denunciar el diezmo, es justificar su falta de generosidad, su falta de amor y su falta de fidelidad a Dios, con los recursos que Dios les ha confiado.

¿Entonces Es El Diezmo Bíblico O No?

El diezmo es definitivamente bíblico, porque viene en la Biblia y fue instituido por Dios mismo, la pregunta más bien es ¿es el diezmo algo para hoy, algo que Dios pide del cristiano? La respuesta es que Dios sí pide que el cristiano dé con alegría y generosidad de forma regular y consistente como veremos a continuación, pero, puesto que el cristiano actual no es Israel, y no se encuentra bajo el pacto de Dios con Israel, el diezmo, dar exactamente el 10%, no es un requisito especifico del Nuevo Testamento, pero podemos concluir sin temor a equivocarnos que Dios sí espera que los cristianos demos con generosidad y de forma proporcional a los recursos financieros que hemos recibido.

Es allí donde entra la pregunta ¿Qué es proporcional? Es en esta pregunta donde muchos cristianos han encontrado en el diezmo no una Ley sino un ejemplo de algo que Dios mismo pidió en el Antiguo Pacto y que fue agradable delante de Él.

Reflexiones Del Diezmo:

Independientemente de que el diezmo era un requisito de Dios para su Pueblo Israel y que no es una Ley bajo el Nuevo Pacto, tomemos en cuenta lo siguiente:

1.-Jamás debemos olvidar que el diezmo fue instituido por Dios mismo.

Dios deseaba que los levitas y sus familias que le servían facilitando la adoración del pueblo, fueran sostenidos por el pueblo mismo, y que los Israelitas con sus ingresos o sustento, mostraran su fidelidad y amor de una forma tangible. Se asume que eso honra a Dios y lleva a Dios a bendecir a aquel que da. Por eso en el libro de Proverbios un padre aconseja a sus hijo y al lector: Proverbios 3:9-10 “Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto.”

2.-El diezmo fue practicado desde antes de ser dada la Ley.

Es cierto que la Ley de Israel no es nuestra Ley, sin embargo el diezmo muestra un principio que alegra el corazón de Dios. Cuando amamos a alguien invertimos nuestro tiempo y recursos en quien o en lo que amamos. Es por eso que cuatrocientos años antes de que fuera dada la Ley de Dios a Moisés, en Génesis 14:20, Abraham ofreció a Dios la décima parte de un botín de guerra al sacerdote Melquisedec “Y le dio Abraham el diezmo de todo” al sacerdote de Dios Melquisedec, tras derrotar a los cinco reyes que habían secuestrado a su sobrino Lot.

Muchos objetan que solo se menciona esta ocasión, sin embargo la Biblia no es exhaustiva, es decir, no nos narra absolutamente todo lo que sucedió en la vida de Abraham, pero basta con esta ocasión para darnos cuenta que por lo menos una vez y probablemente otras tantas no mencionadas, Abraham diezmó recursos obtenidos.

Si Dios nos lo permite, nos leemos en la siguiente edición con la 3ª de 5 partes…

Comments are closed.