Home » Columnas » HUMOR

HUMOR 563AL FIN CHINGARON A PEPITO:

Pepito tiró el piojo con un buen bisne que se aventó y se compró un reloj perrón de esos rolex, “tepiteño” pero rolex al fin y al cabo. El caso que se fue de fiesta, se puso hasta la madre de pedo y al otro día se dio cuenta que le habían robado el trinche reloj.

Bien encabronado dijo para sí mismo: ¡Fue el hijo de la chingada taxista que me trajo anoche! Pero voy por él y no se la va acabar el pendejo… Salió bien chiva y al rato encontró al taxista; y efectivamente, el pinchy taxista lucía su relojito rolex que le había robado.

Oiga compa –le dijo Pepito- yo tengo un rolex igualito que ese… Órale ¿Igualito, igualito?… Sí, idéntico a ese  ¿Cuánto le costó?… Nada!! –contestó el taxista- fíjate que anoche se subió un pinche puto bien borracho y me dijo que si me lo cogía me daba el reloj… Hum hum –exclamó Pepiuto- pues la neta que sí se parece al mío, pero no, el mío era de correíta negra!!! Plop!!!

 

SAPOS DE SEXXXO

En una tienda de mascotas, una dama se encuentra con un chingal de sapos que estaban dentro de una caja, con un cartel que decía: “Sapos de sexxxo” a 200 pesos cada uno… La mujer mira de reojo alrededor, sintiendo como si alguien la estuviera viendo, agarró un sapo y se fue a la caja a pagar. El cajero lo envuelve en otra caja y le dice que ahí dentro vienen las instrucciones.

La mujer paga y sale en chinga para su casa, abre la caja, lee las instrucciones y las sigue al pie de la letra: Tome un baño con agua tibia, póngase su perfume más exquisito, métase a la cama y adopte la posición más sexi que se le venga a la cabeza, luego simplemente deje que el sapo actúe como está entrenado y ya verá que tendrá el sexxxo más inolvidable, así sexxxo “tres equis”.

Emocionada, la mujer tomó posición, esperó y esperó, pero el pinche sapo ni madres. Releyó las instrucciones y vio al final una nota; Si tiene algún problema llame a la tienda y lo solucionamos… en chinga llamó a la tienda y le dijo al cajero que la atendió que el pinchy sapo nada de nada… Espere, en unos minutos estoy ahí… Y sí, al ratito estaba el tipo en su casa y la dama le explica: Mire, he seguido las instrucciones al pie de la letra, pero el pinchy sapo se queda ahí sentado nomás viendo con tamaños ojos como si no supiera ni que pedo… El hombre agarró al sapo, lo miró fijamente a los ojos y le gritó como si estuviera muy enojado: Escúchame pinchy sapo y fíjate bien cabrón, porque ¡¡Es la última vez que te voy a mostrar cómo se hace!!!

 

ZAPATOS DEL NÚMERO 6

Quiero unos zapatos del número 6, dijo un hombre al vendedor en una zapatería… A caray, verá usted señor, no es por joder, pero a simple vista le aseguro que usted calza al menos del número 8… Me vale madre, yo quiero del número 6, y si no, pues a’i nos vemos y me voy a otra tienda… Está bien, está bien, si es su gusto pues está bien… Le trajo los zapatos del número 6, el tipo se los probó y dijo: Perfecto, me los llevo puestos… Cuando el tipo salía, el vendedor insiste: Señor, disculpe pero veo que va sufriendo porque los zapatos le aprietan a lo cabrón. No me gusta ser metiche, pero no me puedo quedar con la curiosidad ¿Por qué compra zapatos que le quedan tan apretados si no se la va acabar con el dolor de los pies?.

Mira recabrón, escúchame bien, tengo una vieja que me engaña con tres de mis vecinos, tengo una hija que es prostituta, mi hijo mayor es gay, mi suegra vive con nosotros y a cada rata me escupe en la cara que yo tengo la culpa de todos los problemas de mi familia y la verdad, la verdad, el único placer que tengo en esta vida ¡¡Es cuando llegó a casa y me quitó los malditos zapatos!!!

 

NO ME VEAS ASÍ

Dos compadres caminan por el monte y se encuentra una escopeta con los cañones recortados. Sin saber exactamente que es, uno de ellos se pone a mirar por los cañones como si fueran prismáticos. Al mismo tiempo, el otro está hurgando el resto de la escopeta, el gatillo y a la madre, se dispara la escopeta!!… Al que miraba por los cañones se le ponen los pelos de punta y le saltan los ojos de las órbitas, por lo que el otro le dice: No me veas así pinchy compadre, si yo también me asusté!!!

 

¿SE SACÓ LA LOTERÍA?

Bueno, bueno, contesta un tipo su celular. ¿qué ondas compadre, donde chingaoss anda?… Pues aquí compadre, fíjese que ando comprando una casa nueva, unos caballos, unos caballos, unos borregos… En la madre compadre ¿No me diga que se sacó la lotería?… No sea pendejo compadre, es que voy a poner el nacimiento…

Comments are closed.