Home » Columnas » PFM CABORCA ( ¿Y LA VERDAD DEL CRISTAL?)

 

COLUMNA GASTON 546 (2)POLICÍA FEDERAL MINISTERIAL EN CABORCA Y SUS

RETENES, MADRINAS, CARROS PARTICULARES…

¿Y LA VERDAD DEL CRYSTAL A’PA?

Por: José Alfredo Gastélum Rocha.

Bonita forma de trabajo y un estilo único se cargan en la Policía Federal Ministerial (PFM) de Caborca, donde las mata tocar el Comandante José Guadalupe Ballesteros Yescas, conocido entre la raza como “El Wisari”.

Mensajitos escritos a mano, a lápiz y con letra que parece de párvulo, han aparecido bajo la puerta de las oficinas de su Semanario Confidencial, señalando a estos elementos de la PFM, a quienes por cierto muchos todavía se refieren como “los de la AFI”, por aquello del nombre que tenían anteriormente.

Obvio que eso de la letra mal hecha, es solamente para que en un momento dado no se pueda identificar quien lo escribió, pero en nuestro caso está de más, ya que nuestras fuentes de información generalmente son anónimas y antes de hacer público lo que piden, nos aseguramos que no se trate de alguna bromita pesada.

De ahí pues, que la queja principal de la raza sobre estos batos de la PFM, es el retén que recurrentemente instalan por la carretera rumbo a Sonoyta, como a 50 kilómetros de Caborca, donde a decir de los “párvulos”, casi todos los que ahí están revisando los carros que pasan, son los famosos “mangueras” o “madrinas”, que no son efectivos de la PFM y nomás se ponen vestimentas similares a los Agentes Federales Ministeriales para “dar el gatazo”.

También, que parece ser un retén de delincuentes armados, ya que parecen ser puros carros particulares los del retén, pues no tienen logotipos o insignias que los identifiquen como autoridad, salvo uno que otro carro oficial que a veces está por ahí un tanto retirado del resto.

Que al caer en este reteén y darse cuenta de que “presuntamente” sí se trata de autoridades oficiales, hasta respiran profundo y se sienten más relajados, ya que no cayeron en un retén de delincuentes; pero como a la ranita del “feis”, luego se les pasa, porque algunos de ellos, si no es que todos, actúan también como delincuentes pero “con charola”, pues encuentran el más mínimo pretexto para bajarles una feriecita y dejarlos que sigan su camino, so pena de inventarles cualquier cosa, que si no es suficiente para detenerlos, sí es suficiente para hacerles la vida cansada y hacerles perder el tiempo a lo pendejo.

Esto sería un resumen breve y condensado, además de un tanto censurado por las palabras “pesadas” que utilizan al expresarse de los “madrinas” o PFM, algunos que se han sentido afectados por los que están en ese retén o al menos ofendidos por el trato que de ellos reciben.

Así las cosas con esta gente de la Policía Federal Ministerial con base en Caborca, quienes por supuesto actúan de acuerdo a las directrices que les marca su Jefe en turno, siendo en esta ocasión el mentado “Wisari”, con quien por cierto no he podido cruzar palabra alguna para preguntar sobre los señalamientos recibidos, ya que en las pocas ocasiones que lo hemos buscado, simplemente se nos dice que no está.

Es de todos sabido lo ilegal de este tipo de retenes, pues desde hace años que la sociedad entera los ha cuestionado y las mismas autoridades han explicado sobre su ilegalidad… Digo, al menos que ahora con tantas reformas que el gobierno ha hecho en todos los renglones, ahora resulte que sí sean legales, pues de perdida que alguien lo explique.

Y aunque resultara que son legales, más ilegal resulta en este caso, que personas ajenas a la PFM estén realizando funciones de revisión de vehículos y de las personas, además de estarte cuestionando sobre a qué te dedicas, de dónde vienes y para dónde vas, que si de quien es el carro, que si para quien trabajas, que no les eches mentiras y les digas si llevas algo ilegal porque de lo contrario te va a ir peor; y cosas por el estilo que a cualquiera le ponen los pelos de punta, siendo muchas personas de honesta forma de vivir, quienes no soportan estas prepotencias y terminan por “calentarse” ante tanta presión sin sentido, y entonces sí, te salen con que ya te metiste en broncas por faltas a la autoridad…

Aunque seguramente al resto del mundo le ha de valer madre lo que piense un servidor, en lo personal estaría de acuerdo con estos “puntos o filtros de revisión” como ellos le llaman, siempre y cuando también hicieran lo propio en cuanto a sus actividades contra la delincuencia en los municipios donde están asignados, en este caso en Caborca, Pitiquito y los municipios vecinos del Río Altar.

Sin embargo, deja mucho que desear su actuar, ya que mientras el resto de las corporaciones “tiro por viaje” realizan aseguramientos de carros robados en el extranjero, de narcomenudistas, de drogas de todo tipo, especialmente de ese veneno llamado “crystal”; estos elementos de la Policía Federal Ministerial, allá se la pasan en el retén, ubicado en la carretera que por cierto diariamente patrulla el personal de la Policía Federal del destacamento Caborca, lo que antes era la PFP.

En los últimos meses, los policías municipales, los policías estatales de seguridad pública y hasta los elementos del ejército mexicano, han asegurado a un sinfín de sujetos relacionados con el consumo y distribución del crystal en este municipio y sus alrededores, mientras los dos o tres efectivos de la PFM y su puño de “madrinas” se la pasan allá en el citado retén haciendo de las suyas contra los viajeros que a diario circulan por este tramo carretero, entre ellos muchos autobuseros y transportistas que aparte de haber pasado horas en las revisiones “oficiales” como la del retén militar en Carbó, tienen que soportar otras horas de revisión en este retén ilegal de la PFM de Caborca.

La Gobernadora Claudia Pavlovich y su equipo de trabajo encargado de la seguridad que encabeza el Lic. García Morales, arrancaron tiempo atrás un programa sobre “La verdad del crystal”, con el objetivo de que la gente y sobre todo la juventud, tenga conocimiento pleno de lo que ocurre a los consumidores de este veneno llamado crystal, de cómo los enganchan los narcomenudistas para hacerlos viciosos y luego clientes potenciales de esta droga; y por supuesto, para que todas las corporaciones existentes en el estado “se pongan las pilas” y le atoren macizo al crystal y a los crystaleros.

Y al respecto, si mi memoria no me engaña y si me engaña ni modo, pero no recuerdo ni un solo aseguramiento de crystal o de personas relacionados con su tráfico y/o distribución al narcomenudeo, por parte de la Policía Federal Ministerial en Caborca, que encabeza el Comandante José Guadalupe “El Wisari” Ballesteros Yescas… De ahí retomo la pregunta ¿Y la verdad del crystal A’pa?… Nos vemos… o nos escribemos…

Comments are closed.