Home » Columnas » ¿PORQUE LOS DELINCUENTES SALEN LIBRES A POCAS HORAS DE SER DETENIDOS AUNQUE LOS HAYAN DETENIDO EN FLAGRANCIA?

 

CREATOR: gd-jpeg v1.0 (using IJG JPEG v62), quality = 75

CREATOR: gd-jpeg v1.0 (using IJG JPEG v62), quality = 75

Por: José Luis Gastélum B.

Todos nos preguntamos y cuestionamos porqué con el nuevo sistema de justicia de penal acusatorio, muchas personas detenidas en delito flagrante, salen de la cárcel horas después de haber sido detenidos, tan campantes como si nada hubiera pasado.

El ejemplo más claro, es cuando, aprovechando que tu casa esta sola, una persona se mete con la intención de robar, ya sea porque estas de vacaciones, en el trabajo o por lo que sea; pero afortunadamente los policías son muy oportunos y detienen al ladrón justo en el momento en que está saliendo de tu casa cargado con tu dinero en efectivo, tus joyas, laptop, ropa, etc., todo un botín.

Luego del clásico coraje por saber que un ladrón se metió a tu casa y la impotencia de no haber estado ahí para tomar medidas, respiras tranquilo al saber que los policías lo detuvieron y recuperaron todo lo robado, además de que, lógicamente, el delincuente pasara un buen tiempo en prisión y tendremos un criminal menos criminal menos en la calle.

Lo siguiente, es que los policías hacen su informe correspondiente de la detención del ladrón en flagrancia y luego lo presentan ante el Agente del Ministerio Público del Fuero Común, quien a su vez lo presentará ante un juez para iniciar el proceso penal.

Hasta ahí, todo indica que la cosa va bien, pues recuperaste tus cosas, se detuvo al ladrón y está en proceso para ser internado en la cárcel, pero… oh sorpresa!!, unas horas o días después, te avisan que el delincuente fue puesto en libertad, o sea que ya está en la calle de nuevo, pero ahora conoce tu nombre, tu domicilio y demás datos, ya que obviamente tú acudiste también ante el Ministerio Público para asentar tu denuncia del robo y asegurarte de que el ladrón fuera castigado.

¿Cómo es posible que haya pasado eso? ¿Por qué lo dejaron libre si fue sorprendido en plena flagrancia del delito? No sabes que “tan maldito y vengativo” pueda resultar ese ladrón, te invade el temor y lo primero que piensas: Fue la maldita corrupción de nuestras autoridades, sí, ha de ser un protegido de ellos mismos o le llegaron al precio a los policías, al ministerio público o al juez. Seguro y así fue, ya ven que en este país todo se puede.

Claro que reclamas a las autoridades, pero con toda tranquilidad te explican que en el nuevo sistema de justicia penal, toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario.

No puede ser!! ahora resulta que el ladrón que entró a tu casa y lo agarraron con las manos en la masa, es inocente!! Que absurdo!! Que corriente es nuestro sistema de justicia, parece que está hecho para proteger a los delincuentes.

Medidas cautelares

Obviamente que la explicación te parece irracional, pues no hay duda de que la persona es culpable, toda vez que fue detenida en flagrancia, con “las manos en la masa”, pero la realidad es que sí existe una razón legal para que una persona pueda obtener su libertad horas después de haber sido detenida aún en plena flagrancia y a esa razón legal, se le llama medidas cautelares.

Y es que todo detenido tiene que pasar por un juicio, que aunque nosotros supongamos que es solo un protocolo porque no hay duda de que es culpable, la verdad es que tiene derecho a ello.

Es así, que el procedimiento contra el detenido se da en una audiencia oral, así “todos cara a cara”, donde el Agente del Ministerio Público, la víctima -o afectado- y su asesor jurídico, le exponen al juez y a los presentes, a qué medida quieren someter al imputado –el detenido- durante su procedimiento penal; y le pueden pedir que deje una garantía económica –conocida como fianza-, que se comprometa a no abandonar la ciudad o el país y hasta que le pongan un localizador satelital para en caso de no ser encontrado y por supuesto, le pueden pedir la prisión preventiva mientras se determina su culpabilidad o inocencia.

¿Que considera el Juez para encerrar o liberar al detenido durante el proceso?.-

Finalmente, después del debate o coloquialmente dicho “de los dimes y diretes”, el juez decide la medida a imponer al imputado, pero ¿La medida tomada es de acuerdo al estado de ánimo del juez? ¿Influye alguna relación del ofendido o del imputado con el juez? o ¿Qué es lo que toma en consideración un juez para liberar o dejar en prisión preventiva a una persona?

De entrada, para su decisión, el Juez no puede tomar en consideración el delito por el que el imputado fue detenido, pues recordemos que toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contario después de todo el juicio; y eso aplica también para el detenido en cuestión.

¿Entonces qué es lo que considera?.-

Podemos hablar al menos de tres aspectos esenciales.

El primero, es el peligro de sustracción del imputado, o sea que de liberarlo se vaya a fugar y desaparezca del procedimiento. Para ponderar este peligro, se considera su residencia actual, el lugar donde vive su familia, las facilidades que tiene para abandonar el lugar, para permanecer oculto, la falsedad sobre su domicilio, el incumplimiento a citaciones previas, su comportamiento posterior a la detención, en fin, todo lo que te haga saber que de liberarlo no lo volverás a ver en el proceso, por lo menos, no por las buenas.

El segundo aspecto, es el peligro de afectar el desarrollo de la investigación, es decir que de ponerlo libre hará de las suyas tratando de destruir, ocultar o falsificar elementos de prueba. O también, que influirá para que los testigos mientan a su favor; o amenazará a los servidores públicos que están participando en su investigación.

Y el tercer aspecto, se analiza el caso extremo de que estando en libertad pueda afectar la integridad personal o hasta la vida de la víctima u ofendido, de los testigos o de la comunidad en general.

¿Entonces dónde está el problema?.-

Al ciudadano común le queda claro que el detenido no es una buena persona y que lo más lógico es que quede en prisión preventiva, pero el problema que puede suceder, es que el Ministerio Público cuando está en la audiencia oral no presente ningún dato de prueba, que permita al juez saber si el imputado estando en libertad es un peligro latente de fuga o de daño.

Y cuando digo ninguno, es ninguno!! Simplemente el ministerio público lleva al imputado ante el juez y públicamente pide la prisión preventiva pero no justifica el motivo, por lo que el Juez puede dejarlo en libertad.

Es aquí donde podemos insistir que el motivo salta a la vista y es que robó en una casa habitación, pero definitivamente esta no puede ser la razón para dejar a una persona en prisión preventiva, pues recordemos que sigue siendo inocente en tanto no se demuestre lo contrario.

Esto parece una locura.-

Pensamos que esto parece una locura, pues el tipo fue sorprendido robando, pero pongamos por ejemplo que tú caminas tranquilo por la calle, cuando te encuentras a un amigo que te invita a dar una vuelta en su nuevo carro. Y ahí vas con tu amigo en su carro, pero unas cuadras adelante los detiene una patrulla diciendo que ese carro es robado y como tú vas también en el carro, pues también vas detenido junto con tu amigo como probable ladrón de carros.

Claro que tú lo niegas, pero no hay razones suficientes para evitar tu detención y es así como terminas presentado ante el juez, donde el Ministerio Público pide la prisión preventiva mientras se determina tu culpabilidad o inocencia.

¿Estarías de acuerdo con quedarte en prisión hasta que se aclare que tú no tienes nada que ver con el robo del carro? ¿Cómo te suena ahora ponerte del otro lado? Es totalmente injusto ¿no? Que por un solo señalamiento te mantengan preso con el famoso “mientras averiguamos”, para que después te dejen en libertad con el más famoso “usted disculpe”. ¿No te parece que debieran dejarte en libertad para que demuestres tu inocencia?

La culpa es la incapacidad el Ministerio Público para justificar la prisión.-

El asunto de los innumerables ejemplos que se pueden dar a favor o en contra, no son con el objetivo de generar polémica, lo verdaderamente importante es saber que una persona esté en prisión mientras se investiga, solo si el ministerio publico demuestra con datos de prueba que su liberación representa un riesgo o un peligro, esto sin importar si lo acusan por un robo de mil millones o por diez pesos.

Así que nos dejemos engañar con eso de que “así como entran, salen de la cárcel para volver a delinquir”, pues la verdad es que si esto sucede así, es por la incapacidad del ministerio público para presentar datos de prueba que demuestren que efectivamente el detenido representa un riesgo.

Esas son las verdaderas razones y no la ley en sí, no es el nuevo sistema de justicia penal, no es la corrupción, no es que se le deje en libertad simplemente porque “es inocente hasta que se demuestre lo contrario”.

No es eso, el asunto de que quede en libertad un detenido es más simple de lo que parece, se trata de la incapacidad o la negligencia de la autoridad ministerial para justificar el riesgo que genera una persona en libertad, así de sencillo.

No es tarea fácil ni hay personal suficiente para justificar los riesgos ante el Juez.-

Por otro lado, dirán los ministerios públicos que justificar el riesgo de que un imputado esté libre durante el procedimiento no es tarea fácil, que es difícil demostrar a plenitud los riesgos para dejar a una persona en prisión.

Y también tendrán razón en ello, nada es fácil y no tiene porqué serlo, pues se trata de llevar a la cárcel a una persona mientras averiguan si es o no es culpable, lo que pudiera resultar devastador para su persona, para su familia, sus bienes.

De hecho tiene que ser difícil, pero la ley también tiene previsto utilizar a peritos para que evalúen los riesgos de la persona, Así que tampoco es que los ministerios públicos tengan que hacer tanto, pues ellos tienen la facultad de llamar a un perito para que evalúe al detenido y determine si psicológicamente, socialmente, sociológicamente, se puede justificar que este en prisión preventiva mientras dure el procedimiento

Y dirán los ministerios públicos que tampoco hay los peritos suficiente para hacer esas evaluaciones que justifiquen el dejar en prisión a un detenido, pero entonces ese es otro cantar y lo cierto es que el nuevo sistema de justicia penal en sí, no es el causante de que la gente, así como es detenida, así salga de nuevo. Si eso pasa es porque alguien no hizo su trabajo.

La excepción de los delitos graves.-

Hay una excepción a lo aquí comentado, y es cuando se trata de delitos de mayor impacto social, como es el homicidio doloso, la delincuencia organizada, una violación, un secuestro, la trata de personas, los robos con violencia, en fin, los delitos graves y todo lo que se haya cometido con un medio violento.

En estos casos la prisión preventiva es oficiosa, o sea en automático. Aquí el ministerio público no tiene que presentar pruebas que justifiquen la prisión preventiva, no se analiza nada, no se debate nada, aquí siempre te vas a prisión mientras investigan, aquí con una mera imputación de que cometiste un delito gravísimo, te vas a la cárcel sin más ni más.

O sea que si un grupo de hombres armados se suben a asaltar un microbús y son detenidos, pues no saldrán libres hasta que se termine su procedimiento penal y en todo caso, cumplan su pena.

La lista de los delitos gravísimos en donde te tienen en prisión preventiva nada mas “así porque sí”, no es muy larga, pero nuestras autoridades están proponiendo alargarla un poco más, lo cual ha generado polémica en el ambiente de la justicia, en el sentido de que hay quienes aseguran que las autoridades no se dan cuenta que el problema no es la lista de delitos, sino la incapacidad de la autoridad ministerial para investigar y recabar datos de prueba relacionado con los riesgos que representan las personas en libertad; y por otro lado hay quienes defienden la tesis de que más vale tenerlos en prisión preventiva mientras se lleva el proceso, aunque el delito no sea tan grave, bajo una serie de argumentos.

Resumen y conclusión.-

Podríamos resumir, que los ministerios públicos debieran aplicarse más en justificar los riesgos de dejar a un imputado en libertad; que el gobierno debiera capacitar más a los ministerios públicos y a los peritos necesarios de apoyo, proporcionando también los recursos suficientes para que cumplan su función.

Y en conclusión. Con el nuevo sistema de justicia penal, cualquier persona que esté siendo procesada, puede permanecer en prisión preventiva, ya sea porque se le imputa un delito gravísimo o porque el Ministerio Público a través de la aportación de datos de prueba, justifique la necesidad de que el sujeto permanezca en prisión, ya sea porque representa un riesgo o un peligro.

Y repetimos, no es el nuevo sistema de justicia penal el causante del aumento de la delincuencia en el país, es porque alguien no hizo bien su trabajo…

Comments are closed.