Home » Columnas, Estatal, Local, Regional » REFLEXION

DE REFELEXION 586UN REFERENTE EN LA VIDA
Todo ser humano, casi sin excepción, hemos conocido o tenido en algún momento de la vida a una o varias personas que nos han influenciado de forma positiva, y algunas de esas personas lo han hecho sin siquiera darse cuenta de ello.
Generalmente, se considera a un mentor como esa persona de más experiencia y conocimiento, que ayuda a un “aprendiz”, a una persona de menos experiencia o conocimiento. Es esa persona tan especial y a la vez tan olvidada que está detrás del éxito de grandes profesionales que han triunfado en los negocios, en los deportes, en los estudios, en la investigación.
Es esa persona, que sin pedir nada a cambio, regala conocimiento, experiencias y una gran sonrisa a quien quiera aprender de él. Solo pide ser escuchado y que su aprendiz ponga en práctica lo aprendido, pues no existe mayor éxito para el mentor que saber que su pupilo ha logrado éxitos y él tuvo mucho que ver en eso.
Sin embargo, no es habitual encontrar a quien ofrezca todo su conocimiento y experiencia a personas que apenas empiezan a caminar por la vida o que después de mil tropiezos han decidido lanzarse con todo para salir adelante; pero aun así, hay personas a quienes en alguna ocasión hemos tomado como guía o ejemplo –aunque esa persona no lo sepa-, pues la verdad es que todos necesitamos un referente en nuestras vidas.
Quien toma su papel como mentor, toma no solo una gran responsabilidad, sino que también está en una situación de privilegio, porque de él depende el futuro de su aprendiz y debe estar a la altura de las circunstancias.
Quién no recuerda a Kesuke Miyagi en las películas de Karate Kid, aquel entrañable viejecito que convierte a un joven inseguro y debilucho en un auténtico luchador capaz de derrotar al mejor y de mostrar siempre su inclinación por lo justo; o a Mickey Goldmill en las películas de Rocky, aquel boxeador retirado que vio en Rocky a un campeón cuando nadie confiaba en él y lo convirtió en una imparable máquina del boxeo.
El mentor no se reduce solo a compartir sus conocimientos y habilidades en determinada área, sino que hace las veces de consejero inspirador y motivador, con el objetivo de guiar, desafiar, estimular y potenciar el talento de su aprendiz a nivel profesional y también en lo personal, de tal suerte que sus aprendices llegan a valorar como a nadie el papel que el mentor haya ejercido sobre ellos.
Sí, es difícil en estos tiempos encontrar a alguien con las características de un mentor completo, que además de inspirador y motivador, muestre humildad, tenga un trato humano, con metas bien definidas y que construya en su aprendiz un carácter de seguridad y confianza.
Así encontramos mentores en el renglón de educación, en lo deportivo, en lo profesional y… podemos considerar a todo padre o madre de familia como el más importante mentor en la vida de sus hijos, pues aun después de muertos, los hijos recordarán por siempre sus palabras y acciones que los marcaron para siempre.
Recordarán siempre como les enseñaron el mejor camino de la vida, llevando un estilo de vida digno de ser imitado. Y no se trata de hombres y mujeres con el mejor conocimiento y una gran sabiduría, sino de hombres y mujeres que estuvieron por encima de todo dedicados a hacer de sus hijos gente honesta y de bien, haciéndoles ver lo transitorio que es la vida, que es como la niebla que aparece por un momento y luego se desvanece, por lo que el día de mañana, ya no estarán con ellos.
A su “leal saber y entender”, pero los padres y madres siembran en sus hijos la educación, los modales, la responsabilidad, la honestidad y el buen trato, aprovechando toda ocasión para hacerles ver que nuestro tiempo es tan corto, que cada minuto puede marcar la diferencia en la vida de cualquier persona.
Ser mentor es vivir de manera digna para poder ser un factor de cambio positivo en las personas que nos rodean, vivir de tal forma que otros puedan visualizar en nosotros a un mentor, con el privilegio de transmitir a las generaciones futuras valores como el respeto a la autoridad, la integridad personal, los pensamientos sanos, un buen estilo de vida, el amor por la familia y el compromiso incondicional con Dios, lo que dará a “nuestros aprendices” las cualidades para un carácter maduro que no está a merced del tiempo.
Vivimos tiempos difíciles, de crisis, de lucha, de perdición por la falta de oportunidades, de dificultades y graves riesgos en todos los sentidos; y quizá el día de mañana, sean todavía más difíciles, de ahí que aunque demos la apariencia de seguridad, nuestra vida está marcada por la incertidumbre y la adversidad.
La delincuencia sigue creciendo en magnitudes inimaginables, volviéndose cada vez más cotidianos los asaltos y robos, los homicidios, balaceras y levantones, la información falsa tratando de ocultar el sol con un dedo, la deshonestidad, la corrupción y el tráfico de influencias, de forma que ya nuestra juventud considera a los delincuentes como un ejemplo a seguir… como a un mentor.
¿Quiere usted heredar ese nuevo estilo de vida a sus hijos? ¿Quiere usted que consideren su mentor a quien se droga todos los días para no sentir nada cuando comete sus barbaridades, a quien presume costosas joyas, placosos carros de lujo y armas de grueso calibre, como el más sanguinario delincuente?
Si así lo quiere usted, pues adelante, al fin que la vida ciertamente es como la neblina y al amanecer usted ya no estará aquí para presenciar el fin del mundo; pero si quiere dejar a sus hijos y las nuevas generaciones un mundo digno para vivir, pues entonces haga el esfuerzo de encontrar la perspectiva correcta para vivir la vida yendo por el camino correcto en su caminar.
Claro que eso no le garantiza vivir más tiempo, pero si le ayudará a vivir mejor, más profunda y ampliamente, además de ser un digno mentor para sus hijos y personas que le rodean.
No sabemos si estaremos aquí el día de mañana, la semana o el año que entra; por eso haga un esfuerzo para empezar a caminar derecho, por el camino de la justicia y la equidad, para cuando ya no esté aquí, sea siempre recordado y aún respetado como… un referente en la vida…

Comments are closed.